¿Monopatines autónomos?: cuál es la startup que ya está trabajando en la movilidad del futuro

La startup de San Francisco, Tortoise, está trabajando en la aplicación de tecnología de conducción autónoma desarrollada para automóviles a scooters y bicicletas.

Utilizando tecnología autónoma en conjunto con la intervención humana remota, el software de Tortoise permite a los operadores reubicar de forma remota sus scooters y bicicletas en lugares donde los ciclistas los necesitan, o donde los operadores necesitan recargarlos.

Cómo es 

En una calle vacía, Tortoise puede emplear tecnologías autónomas, mientras que puede depender de los humanos para controlar remotamente el vehículo en una cuadra de la ciudad con mucho tráfico.

Para las pruebas piloto iniciales, los scooters de Tortoise serán controlados de forma remota por el personal de la empresa. Eventualmente, comenzará a integrar capacidades autónomas a medida que las ciudades se sientan más cómodas con la tecnología.

Tortoise ha desarrollado diseños de referencia que los fabricantes, a petición de las empresas de alquiler, pueden utilizar para fabricar scooters equipados con los sensores necesarios. Los diseños de la compañía agregan menos de u$s 100 a un scooter en costos de tecnología adicional, dice el cofundador y presidente Dmitry Shevelenko.

La tecnología de la compañía usa dos cámaras, un procesador, un chip de radar, un motor (en la base de la columna de dirección) y ruedas de entrenamiento robóticas para vehículos de dos ruedas en lugar de un pie de apoyo.

Tortoise cobra a las empresas de alquiler entre u$s 50 y u$s 100 mensuales por scooter por operar y asegurar los vehículos, aunque planea cambiar eventualmente a un precio por milla. Hace algunas semanas, la compañía presentó también en sus redes sociales su robot de entregas.

¿Son seguros?

Para 8 de cada 10 personas encuestadas por el Observatorio Vial de CECAITRA, los monopatines eléctricos son considerados muy o bastante peligrosos. Este medio de transporte cada vez más elegido y usado en las pequeñas y grandes ciudades, tiene ventajas pero también con desventajas, y ya es reconocido por la gente como un medio más para circular por calles y avenidas.

Para conocer la opinión de la gente acerca de este nuevo vehículo, la CECAITRA (Cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial) realizó un sondeo telefónico en hogares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.

Entre otras cuestiones relacionadas con la seguridad vial se consultó: «¿Cuán peligroso considera que es permitir la circulación de los monopatines por calles y avenidas?».

Allí, 8 de cada 10 consultados, los consideró un peligro: un 49% muy y un 26% bastante peligrosos. A su vez, un 15% dijo que los consideraba poco peligrosos y para un 4% no representan un peligro.

«Evidentemente este nuevo vehículo es considerado como amenazante para circular en la vía pública. Al ser un dispositivo de transporte que es usado hace pocos años en nuestro país, la mayoría de la gente no conoce con certeza las características de los monopatines», indicó Facundo Jaime, vocero de la Cámara vial.

Si se desea enumerar las ventajas de este nuevo medio de transporte, hay que destacar que es amigable con la ecología ya que, al igual que la bicicleta, no genera emisión de gases a la atmósfera y sólo consume energía eléctrica.

Además, este tipo de movilidad permite ahorrar tiempos, no sólo por su rapidez, sino porque no requiere lugar para estacionarlo. También se caracterizan por ser silenciosos y adaptables para usar en combinación con otros medios de transporte, por ejemplo con un tren. Otras de las virtudes es que no se requiere una habilidad previa para manejarlo, ni una licencia de conducir.

VIA iProp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *